5

LGBTQI+

Además de tener formación y experiencia clínica como psicólogo, tengo en común contigo el hecho de ser homosexual por lo que conozco los problemas específicos que se dan en nuestra comunidad. En este espacio encontrarás un contexto cálido, especializado y confidencial en el que no se problematiza tu orientación sexual, sino que trabajaremos sobre tu preocupación actual.

 

Tienes el derecho a ser feliz y difícilmente podremos llegar a sentirnos plenamente desarrollados si no podemos mostrarnos como verdaderamente somos. El amor es libre y la orientación sexual una condición biológica. Aunque para poder llegar a sentirlo así y empezar a expresarnos y a sentirnos libres y plenos, muchos de nosotros y nosotras necesitamos enfrentar nuestros demonios internos: la llamada homofobia interiorizada. Porque en algún momento de nuestras biografías aprendimos a odiar nuestra propia naturaleza al sentirnos rechazados, humillados y/o ridiculizados.

 

Estos son los temas que más a menudo trabajamos en este ámbito:

Aceptación de la propia identidad.

El proceso de aceptarnos como somos contribuye a sentirnos bien con nuestra identidad y no solo no la tratemos como un tabú, sino que la normalicemos y nos sintamos libres para mostrarla en nuestras relaciones sociales y en la expresión de nuestra sexualidad.

Homofobia Interiorizada.

Es uno de los problemas que, con más frecuencia, aparecen en hombres gays. Consiste en un rechazo implícito o sutil de la propia homosexualidad. Aparece porque interiorizamos los prejuicios de la misma forma que interiorizamos otras muchas informaciones a lo largo de nuestra vida.

 

Mostrarnos como somos nos suele generar dificultad, además de provocarnos emociones muy perturbadoras cuando visivilizamos nuestra homosexualidad. La “plumofobia” es una de las muestras más evidentes de homofobia interiorizada, si bien es cierto que hay otras mucho más frecuentes, como el miedo a ser rechazado o cuestionado, la reticencia a hablar de la vida personal o la confusión entre lo que es íntimo y lo que es personal (pero público). 

 

La homofobia interiorizada es un factor que afecta profundamente a la salud psicológica y física mediante los hábitos de vida de las personas homosexuales. Los niveles tan altos de ansiedad propia del trastorno por estrés postraumático provocan, a su vez, diferentes problemáticas: Vulnerabilidad las drogas, catastrofización, magnificación, nosofobia, compulsión sexual, indefensión aprendida, problemas de asertividad, etc.

 

Tratamiento de las secuelas de la homofobia y transfobia.

El paso por estas experiencias contribuye a no estar conformes con el propio cuerpo, a culparse a uno mismo por lo ocurrido, a aislarse socialmente e incluso a tener más dudas sobre la propia identidad.

 

Tratamiento de las secuelas del Bullying homofóbico. 

Como consecuencia del acoso escolar que muchos de nosotros sufrimos, con el tiempo pueden aparecer alteraciones psicológicas: ansiedad, depresión, problemas de alimentación, sentimientos de culpa, niveles muy altos de ansiedad, dificultades para vincularnos afectivamente, revivencias, un sistema emocional que hiperreacciona y una autoestima muy dañada. Estos síntomas se pueden considerar un tipo de TEPT (Trastorno de Estrés Postraumático). 

 

Búsqueda del propio espacio en los ambientes LGBT.


Acompañamiento y asesoría a la hora de decidir ser madre o padre.